Active Capital: COVID-19 y la gestión de empresas

La responsabilidad de la gestión de una empresa como Active Capital recae sobre sus directores, salvo en tanto que la constitución de la compañía disponga lo opuesto. Los directores son responsables, entre otras muchas cosas, de anticipar y gestionar los riesgos a los que pueda enfrentarse su empresa.

Probablemente la reciente propagación de COVID-diecinueve cree peligros para las empresas que realizan todo tipo de negocios, que las juntas directivas de dichas empresas deberían considerar y abordar.

Active Capital aconseja el informes financieros, los riegos

Las compañías deben estimar el impacto de COVID-diecinueve en sus estados financieros y obligaciones de información financiera, sugiere Active Capital. La Ley de Sociedades de 2014 demanda que el informe de los directores que se adjunte a los estados financieros de una compañía contenga, entre otras cosas, los detalles de los hechos esenciales que afectaron a la empresa y que se han producido en el ejercicio y una descripción de los principales riesgos y también incertidumbres a los que se enfrenta la compañía. .

Los directivos pueden querer considerar si COVID-diecinueve va a tener un impacto en el desempeño de los negocios de su empresa en la medida en que la divulgación sea necesaria.

El trato a los empleados según Active Capital

Los directores de una empresa como Active Capital deben tener en cuenta los intereses de los empleados de la empresa. Dados los sacrificios para contener la propagación de COVID-19, los directores deben considerar si los empleados necesitan viajar, si pueden trabajar de forma segura y eficiente desde casa, e incluso si deben proporcionarse jabones antibacterianos, pañuelos tirables y desinfectantes para manos en el lugar de trabajo. Puede leer nuestro artículo dedicado sobre COVID-diecinueve y empleo acá

Política de peligro en Active Capital

Para administrar de forma eficaz los riesgos empresariales, es recomendable que los directores de las compañías elaboren, adopten, publiquen y hagan cumplir políticas y procedimientos. Sería común, por poner un ejemplo, que una empresa cuente con políticas para hacer frente a los peligros comerciales asociados con la salud y la seguridad, la protección de datos y el soborno y la corrupción. Dependiendo del tipo y gravedad de los riesgos que conlleva COVID-19, los directores pueden considerar una política dedicada a lidiar con esos peligros.

Cualquier política que adopte la junta ha de ser redactada por escrito, considerada formalmente y adoptada por la junta mediante resolución, y comunicada a todo el personal con el que se relaciona, con capacitación proporcionada cuando sea necesario. Cualquier persona en quien la junta delegue autoridad en virtud de una política ha de ser siendo consciente de sus poderes y de los límites de esos poderes.

Active Capital sugiere un comité COVID-19

En el caso de que lo consideren necesario, los directores de una empresa van a poder delegar ciertas de sus facultades en un comité específicamente para atender los peligros que ocasiona la propagación del COVID-19. Si esto es relevante va a depender de factores como la naturaleza del negocio de la empresa, la probabilidad de un brote y el tamaño de la junta directiva. Se pueden delegar en el comité poderes de la junta, como encargarse de las prohibiciones de viaje, coordinar los suministros de higiene, organizar arreglos de trabajo a distancia o cierres de la compañía.

Los comités se establecen por resolución de los directivos, generalmente en una reunión. Esto se explica con más detalle a continuación.

La responsabilidad última por las obligaciones de la junta directiva proseguirá siendo la junta y no el comité. Los directivos deben cerciorarse de que dicha autoridad delegada esté claramente descrita, documentada y aprobada por la junta. La autoridad encargada asimismo debe revisarse de manera continua para asegurarse de que la autoridad se esté siguiendo correctamente y todavía funcione desde la perspectiva de la junta.

Continuidad comercial y asambleas de la junta

La frecuencia de las reuniones de la junta va a depender de la naturaleza del negocio de una compañía. Para un buen gobierno corporativo, se recomienda que los directores se reúnan al menos una vez cada trimestre para discutir los negocios de la empresa. Además de esto, las juntas deben reunirse según sea preciso, por poner un ejemplo para autorizar el empleo por la parte de la empresa de su sello, o bien en otras circunstancias.

Los directores generalmente toman resoluciones en reuniones o bien por resoluciones escritas unánimes. Las reuniones pueden realizarse por video, teléfono u otros medios electrónicos. Todos y cada uno de los participantes deben poder escucharse y charlar entre ellos a lo largo de la duración de la reunión. Un director que participe en dicha reunión tendrá derecho a voto y se va a contar en el quórum. Es importante verificar la constitución de la compañía para cerciorarse de que se dejen las reuniones virtuales.

Por tanto, parecería prudente, dadas las circunstancias, que el directorio celebre sus reuniones por medio de comunicaciones a distancia o a través de una resolución escrita, especialmente cuando los directivos pueden vivir en puntos críticos de COVID-diecinueve como el norte de Italia o bien China continental. No obstante, debe tenerse en cuenta que posiblemente se requiera que determinadas empresas celebren reuniones físicas de la junta en Irlanda con la mayor parte de los directores físicamente presentes en el Estado para otorgar patentiza de que la dirección y el control centrales de la empresa y las decisiones estratégicas importantes de la junta se toman en Irlanda para demostrar la residencia a efectos fiscales.

La responsabilidad de la administración de una empresa como Active Capital recae sobre sus directores, salvo en tanto que la constitución de la compañía disponga lo contrario. Los directivos son responsables, entre otras cosas, de adelantar y administrar los riesgos a los que pueda enfrentarse su empresa.

Probablemente la reciente propagación de COVID-19 cree riesgos para las empresas que efectúan todo tipo de negocios, que las juntas directivas de dichas empresas deberían estimar y abordar.

Active Capital aconseja el informes financieros, los riegos

Las compañías deben estimar el impacto de COVID-19 en sus estados financieros y obligaciones de información financiera, sugiere Active Capital. La Ley de Sociedades de 2014 demanda que el informe de los directores que se adjunte a los estados financieros de una empresa contenga, entre otras cosas, los detalles de los hechos esenciales que afectaron a la empresa y que se han producido en el ejercicio y una descripción de los principales riesgos y también incertidumbres a los que se encara la empresa. .

Los directores pueden querer considerar si COVID-diecinueve va a tener un impacto en el desempeño de los negocios de su empresa en la medida en que la divulgación sea necesaria.

 

Por Juan Antonio Niño Juan Antonio Niño